Emprendimiento

¿Para qué emprender?

En esta época, pareciera que ser un emprendedor es muy glamoroso. Eres el ejemplo a seguir: tus subordinados te siguen, en el restaurante te atienden mejor que a otros y al atravesar la calle, te ves como The Beatles cruzando la Abbey Road en la portada de uno de sus discos más exitosos.

¿Parece increíble, no? Pues muchas veces no lo es tanto. La verdad es que un emprendedor debe enfrentar una avalancha de dificultades: trabajar horas extras, hacer más de lo que obtiene, y cuyas ganancias se parecen más a una montaña rusa que a un camino plano, atractivo y confortable. Entonces, ¿por qué buscar ser emprendedor? Las razones varían, son muy subjetivas. A continuación algunas importantes:

· La pasión es el motor de muchos líderes. Quienes sólo piensan en ganar dinero fracasan en el intento. La pasión hace que tu trabajo sea el mejor, que tengas competitividad y que no te asusten los retos. Si no tienes pasión, difícilmente podrás sobrevivir a las noches de desvelo y los momentos de crisis.

· El riesgo es una palabra que para muchos es sinónimo de peligro. En los negocios, tomar riesgos significa atreverse y perder el temor en la toma de decisiones importantes. Solo aquellos emprendedores que tienen confianza en sí mismos, son capaces de arriesgarse a invertir, a realizar una compra importante o tomar una determinación trascendente en el seno de la empresa.

· El cambio es una constante en la vida. En la mayoría de las situaciones, vemos aproximarse un cambio y lo impedimos, siendo que éste podría traernos cosas positivas. El miedo a lo desconocido impide la renovación, el aprendizaje y denota la intolerancia. Entre más podamos cambiar algo y mejorarlo, más oportunidades tendremos.

· El gusto por compartir el éxito es un principio que pocos líderes tienen. Trabajar para ganar dinero, enriquecerte, no compartir conocimientos ni saborear los éxitos con los que te rodean sólo terminará por dejarte vacío. Ser un líder positivo y buscar el mismo perfil de gente para trabajar, creará más valor para la empresa y para los clientes.

· El factor YOLO. La verdad es que sólo se vive una vez: buscar ser el mejor en lo que haces, ayudar a los demás y ser ejemplo para otros te llenará de satisfacciones y te hará ser recordado por lo que hiciste. La vida es de aprendizaje y retos. El éxito integran de un emprendedor se refleja cuando llega a la cima... sin perder el piso.